El desarrollo profesional del siglo XXI es acelerado, dinámico y mucho más diversificado que en el siglo anterior. Si está buscando inspiración profesional, y/o comprender lo que hay en el mercado laboral y de negocio este blog es para ti.

10 Consejos para Establecer Metas Alcanzables

Las resoluciones son una cosa. Las metas son otra.

¿Cómo se pasa de declaraciones vagamente esperanzadoras sobre lo que el 2021 significará para usted personal y profesionalmente a planes bien pensados que probablemente se hagan realidad?

Estableces buenas metas. Objetivos específicos. Metas que se relacionan con sus valores, metas que se pueden monitorear, metas que lo entusiasman para salir y comenzar a trabajar hacia ellas.

  1. Haga del establecimiento de metas un ritual.

Claro, un nuevo año es solo un cambio de fecha, una forma arbitraria de marcar el tiempo. Pero si creamos significado a su alrededor, puede convertirse en algo completamente diferente. Tener metas en la vida es esencial. Incluso crear metas para diferentes áreas de su vida es clave. Esto puede ayudar a asegurarse de que está equilibrando todos los aspectos críticos de su vida que son más importantes para usted”.

Comenzar con la reflexión puede ayudarlo a asegurarse de que sus objetivos estén bien conectados con su situación mental, personal y profesional. “Siempre comienzo reflexionando sobre mi pasado para comprenderme mejor”. Cuáles son mis capacidades frente a lo que realmente me veo haciendo en el próximo trimestre más o menos. Me permite ver dónde estoy, qué dificultades he enfrentado y cambiar mi perspectiva de dudar de mí mismo a creer en mí mismo. Es la línea de base de empezar de cero y ayudarme a planificar mi futuro.

Otra estrategia que he utilizado comienza utilizando un diario en donde reflexiono sobre el último año y me califico en una escala del 1 al 10 cuan feliz soy en estas diez áreas: salud, emocional / mental, relaciones (amigos / familia), amor / romance, servicio, aprendizaje / crecimiento personal, experiencias, espiritualidad, carrera y finanzas. En las áreas en las que obtuve un puntaje más bajo, reflexiono sobre el por qué. Luego, reviso cada área y escribo en detalle cómo sería mi vida si obtuviera 10 en cada área, y trato de visualizar esa vida y pienso que ya lo obtuve y como eso me hace sentir. Dependiendo de mis puntajes y de lo que es más importante para mí en este momento, establezco algunas intenciones sobre dónde quiero enfocarme durante el año.

  1. Construya alrededor de sus valores.

Es probable que los objetivos estén distribuidos en diferentes aspectos de la vida y que te motiven tanto en un aspecto como en otro. Debes ser consciente de esto, los valores son la base de las metas, los sueños, el carácter y la toma de decisiones. En lugar de crear resoluciones de año nuevo, creo un tema en el que quiero centrarme durante el año, que se basa en mis valores. Puede ser una palabra o frase. A partir de ahí, cada objetivo establecido durante el año se mide en alineación con ese tema para asegurar que mis metas sean una expresión y una mejora de mis valores en lugar de un factor de estrés para marcar como alcanzado.

Si tiene problemas para pensar en un buen lugar para comenzar o para nombrar los valores que impulsan su vida cotidiana. Mientras más autoconciencia puedas desarrollar, más específicas serán sus metas y más motivado estará. A veces, nos fijamos metas sin entender lo que es importante para nosotros. Seguimos la brújula de otra persona en lugar de la nuestra”, dice. Sugiero hacer preguntas de reflexión, ¿Cuándo estaba feliz en el trabajo, ¿qué contribuyó a esa alegría? ¿Cuándo y por qué me sentí frustrado en el trabajo? ¿Qué mentalidades me impidieron alcanzar mis metas este año? ¿Qué desafíos superé? mis fortalezas naturales? ¿Qué habilidades, conocimientos o comportamientos quiero desarrollar en el nuevo año?.

Otra sugerencia es comenzar con una visión final en mente. Trabajo al revés, dice. Escribo en un diario sobre mi visión para el fin de año, tratando de pensar en ella sin inhibiciones de ninguna restricción. Luego me concentro en crear una declaración para mí misma que me ayudará a avanzar para alcanzar mis metas. La declaración une lo que soy hoy, y quién debo ser en el futuro para cumplir este objetivo.

  1. Considere la posibilidad de armonizar las metas personales y profesionales.

Es posible que tenga metas personales que no tengan nada que ver con lo que hace en el trabajo. ¡Esta bien! Genial, incluso. Pero debe asegurarse de que sean complementarias al menos en lo que respecta a cómo se lograrán. Tus objetivos personales y profesionales tienen que estar algo alineados. Si decides mejorar la gestión del tiempo en el nuevo año, solo funcionará si la práctica o el proceso que inicias se aplica a tu vida familiar y laboral. Comparto un ejemplo, “Hace varios años, comencé a tomarme 30 minutos el domingo por la tarde para revisar la semana siguiente. ¿Para qué reuniones debo prepararme? ¿Qué vamos a cenar? ¿Tengo que coordinar alguna cita personal para nuestra familia? Invertir 30 minutos el domingo ha sido un cambio de juego para mí “.  Me ha ayudado a organizarme mejor y utilizar de manera efectiva mi tiempo.

  1. Empiece en grande, luego reduzca gradualmente según sea necesario.

Tener aspiraciones cuando establece sus metas es clave, pero también lo es crear un plan práctico para lograrlas. Siempre trato de mirar el panorama general cuando establezco metas. Intento establecer un objetivo a largo plazo que parece imposible, asegurándome de que sea medible, realista y real, y lo más importante, que sea motivador. Una vez que tengo los ojos puestos en el premio, establezco una estrategia crear un grupo de metas más pequeñas que me ayudarán a lograrlo.

Dicho esto, es importante no perder de vista esas aspiraciones tampoco. Nunca se sabe qué tan lejos puedes llegar a menos que establecer metas ambiciosas. Si tan solo estableciera metas que supiera que podía lograr, no habría mejoría. Quiere saber hasta dónde puedes llegar debes continuar incrementado el reto. Como Capitán Marvel dice: ‘Más alto, más lejos, más rápido’ “.

La idea de la meta amplia se trata de esforzarse en lograr metas que se puedan alcanzar, es decir más pequeñas que se suman a una gran meta más compleja. Por ejemplo, siempre trato de establecer la meta de crecer mi negocio un 10% todos los años, lo cual es puede ser difícil de lograr. Para llegar allí, trato de dividir mis semanas y mis servicios para sobrepasar, y trato de fijarme metas más pequeñas en torno al número de clientes o paquetes de coaching que vendo por semana, ¡lo que me ayuda a llegar a el objetivo principal y alcanzable.

La mejor lección que he aprendido sobre el establecimiento de metas es que deben ser simplistas, realistas y estratégicas:

  • Simplista: es importante encontrar cosas que sean fáciles de medir, de modo que pueda evaluarlas con regularidad. Cualquier cosa que requiera demasiado trabajo para analizar está destinado al fracaso.
  • Realista: Los objetivos estrictos son importantes, pero también es importante ser práctico sobre lo que puede completar en cualquier trimestre o año. Cuando se vuelven demasiado elevados o numerosos, es fácil renunciar a todos juntos.
  • Estratégico: es importante diferenciar entre objetivos y una lista de “tareas pendientes”. Los objetivos pueden ser una combinación de cosas grandes y pequeñas, pero deben basarse en resultados y no solo en una lista de tareas para completar.
  1. Encuentre una manera de realizar un seguimiento de sus objetivos a lo largo del tiempo.

Las muchas mujeres con las que conversó tienen diferentes formas de monitorear el   progreso, pero el hilo unificador es que cada una ha encontrado una forma que les funciona.  La estrategia es clara, No establezcas una meta que no se pueda medir. Esto no tiene que ser una medición perfecta (como lograr vender el programa al 100 de mis clientes prospectos), aunque cuanto más pueda hacer esto, más claros serán los recursos.

Es útil dividir tus objetivos en métricas oportunas. He descubierto que es más probable que logre mis objetivos si incluyo métricas específicas y medibles; de lo contrario, es difícil determinar si tengo éxito o no.  Por ejemplo, una de mis metas para 2021 es hacer más ejercicios. Sin embargo, el término “más” es vago y difícil de saber cuándo lo he logrado. En lugar de más ejercicio, decidí que quería que eso significara que lo haré al menos 5 veces por semana. Durante el año, debo de haber hecho al menos 260 veces o 60 veces por trimestre para tener éxito. Cada trimestre veo mi meta en reversa 60 ejercicios completados, hago más algunas semanas y otras es menos. Permito esto flexibilidad porque sé que siendo madre, esposa y una profesional que trabaja, no siempre puedo controlar mi horario.

Lo más importante para mí es asegurarme de que mis objetivos sean medibles, a través de métricas directamente relacionadas con mis propias actividades. Eso significa que, si quiero aumentar el seguimiento de nuestro blog en el nuevo año, mis objetivos serían algo así como (Crear 2 publicaciones de blog originales cada semana)’ y ser un colaboradora invitado en 5 blogs en 2021. De esa manera, puedo crear un rastreador para ver mi progreso de un vistazo. Reviso mi data el primer lunes de cada mes ver si voy en buen camino y ajustar si no lo estoy.

Una idea es agregar un elemento visual a tus métricas de objetivos para mantenerte encaminada. Utilizo un tablero Kanban en Trello para planificar y organizar mi actividad. En mi primera columna, enumero mis metas para el año y les asigno un color. A medida que trabajo en las cosas durante el año y agrego tareas, las relaciono por color con la meta a la que está al servicio el esfuerzo. Esto me ayuda de varias maneras.

  • En primer lugar, es un recordatorio visible que veo diaria o semanalmente de las metas que me he fijado.
  • En segundo lugar, estoy constantemente atando mis esfuerzos y el tiempo dedicado a mis metas.
  • En tercer lugar, me advierte con anticipación que mis metas o mis esfuerzos es posible que deba ser reevaluados si encuentro que la mayor parte de mi energía se gasta en otras cosas que no sean mis objetivos “.
  1. ¡No te guardes tus metas!

Muchas de las mujeres con las que converso me indican que lo importante que es para sus metas, personales y profesionales, existir fuera de su propia cabeza. “Asegúrese de compartir sus aspiraciones con los demás y solicite comentarios a lo largo del camino; no asuma que su supervisor conoce sus planes a corto y largo plazo. Eso es particularmente cierto para las metas profesionales. Nuestro viaje profesional incluye tener apoyo y ayuda tener otros que pueden abogar por usted cuando es posible que no esté presente.

Y no hay necesidad de limitar ese intercambio solo a su gerente; ¿qué pasa con todas las otras personas que se preocupan por usted y quieren que tenga éxito? Por eso te sugiero ampliar tu círculo. Construya un grupo de apoyo a tu alrededor. Comparte tus objetivos e ideas con sus mentores y amigos de confianza. Piensa detenidamente en quién puede ser tu mentor y guiarte. Es probable que haya varias personas interesadas en apoyarte y verte crecer profesionalmente. Buscar la perspectiva de personas fuera de su tu industria que estén dispuestas a brindarte consejos y mentoría sincera, es oro puro.

  1. Los objetivos no se establecen y se olvidan.

Si establece metas en enero y las ignora de allí en adelante, las posibilidades de marcarlas como “logradas” al final del año son bajas. Trata de no pensar en el establecimiento de metas como una actividad anual. Alcanzar las metas requiere una revisión continua y una reevaluación de las prioridades. Reserve algo de tiempo personal en su calendario una vez al mes para recordar cómo está progresando y ser responsable de reajustarse. ¡Eres responsable de tu éxito!”

  1. Trátese con paciencia y celebre sus pequeños logros.

No lograrás todos tus objetivos y está bien. No se fije expectativas excesivas en sí mismo. Sea flexible consigo mismo. Si bien es importante progresar personal y profesionalmente, debemos adaptarnos a las circunstancias que nos rodean (que pueden cambiar con el tiempo) y vivir en paz con eso.

Eso nunca ha sido más importante que después del año 2020. Estoy muy orientada a los resultados, tanto personal como profesionalmente. Al principio de mi carrera, me sentía derrotada si no lograba mis metas para el año. Trato de ser consciente de que a veces una meta no se logra porque las prioridades cambian. Ese fue ciertamente el caso en 2020, ya que las necesidades en el negocio y la vida evolucionaron, por lo tanto, tuve que adaptarme a esa nueva realidad.

¡Tus objetivos no están destinados a ser inamovibles! Hay varios factores que pueden requerir que cambien, incluso de manera espectacular en ocasiones. Sea flexible y dispuesto a cambiar sus objetivos SMART. A veces podemos prever que el objetivo no se logrará en nuestro plazo original. ¡O cambiamos de opinión por completo! Esto no es un fracaso. Es una oportunidad para reflexionar y revisar el objetivo basado en la nueva información disponible.

Después de todo, se trata del viaje, no del destino. El proceso de trabajar hacia un objetivo es a menudo más importante que lograr el objetivo en sí. La forma o el cronograma de tu objetivo puede cambiar siempre que continúe trabajando constantemente para lograrlo. Está bien si no logra su objetivo en el primer intento. Trabajar para alcanzar los objetivos realmente se trata de desarrollar el músculo memoria para formar hábitos ligeramente mejores cada año. Con consistencia, paciencia y positividad, puede construir las competencias que necesita para tener éxito.

  1. Vaya más allá de un horizonte de 12 meses.

Muchas de las cosas que más le interesan, ya sea convertirse en vicepresidente, lanzar su propia empresa, escribir un libro, terminar una carrera y mudarse a otro país o cualquier otra meta, pueden no suceder en solo un año. Por lo que te sugiero dividir sus objetivos en “fragmentos digeribles y alcanzables”. El método VSEM (Visión, Estrategia, Ejecución y Métricas) me ayuda a establecer una visión de 5 años, una estrategia de 2 a 4 años, un plan de ejecución de 12 a 18 y métricas continuas de 12 meses. Este método de establecimiento de metas me permite pensar en mis objetivos a largo y corto plazo, mientras me hago responsable de los resultados medibles en un año.

Espero que este articulo te haya servido de utilidad para mas consejos y/o si necesitas asesoría profesional, separa un espacio en mi agenda para una llamada exploratoria.

Leave A Comment

Recent Posts