Con los cambios repentinos en la fuerza laboral, la mejora de las habilidades está pasando a un primer plano como una de las mayores tendencias de la fuerza laboral de 2021. De hecho, según una encuesta de Gartner, el 68% de los líderes de recursos humanos encuestados creen que desarrollar habilidades y competencias críticas es su prioridad número uno en 2021.  Esto podría deberse al hecho de que, con este nuevo mundo digital, se necesitan una multitud de nuevas habilidades y competencias.

A medida que los presupuestos de las empresas disminuyen y las brechas de empleo se vuelven más frecuentes, las empresas han luchado por llenar las brechas de habilidades y conocimientos dentro de sus organizaciones. Se ven obligados a rediseñar los puestos de trabajo para aprovechar el conocimiento que ya tienen sus empleados y enseñarles nuevos conocimientos. Han llegado a descubrir que invertir en las personas que tienen es más barato y eficiente que contratar personal externo.

En última instancia, la mejora de las habilidades y la movilidad interna es lo que hace que una empresa sea fuerte en este momento. Descubriremos que las organizaciones comenzarán a dedicar más tiempo y dinero al desarrollo personal y profesional de sus empleados. Con herramientas presenciales como virtuales, se espera que muchas empresas creen programas de capacitación personalizados para que sus empleados aprendan nuevas habilidades y perspectivas. Y muchas organizaciones ya están mejorando su programa de capacitación. Verizon capacitará a 20,000 trabajadores y 500,000 empleados de salario promedio o bajo para nuevas carreras en o antes del 2030. ¿No es genial?

Pero esto no solo beneficia a las empresas. Esta es una situación en la que todos ganan. Teniendo en cuenta que el 42% de los “millennials” dice que las oportunidades de aprendizaje y desarrollo son el factor más importante a la hora de elegir un trabajo, el que las organizaciones dediquen recursos para estos fines es es buena para ambas partes.

Ya sea mejorando las habilidades de cada perfil profesional, o formando en nuevas competencias, resulta más rentable formar o reciclar a una fuerza laboral ya existente, que dejar que sus habilidades y competencias pierdan relevancia y afecte negativamente a su competitividad. Por otro lado, volver a capacitar al talento interno tiene grandes beneficios en todos los niveles de la organización. Empezando por los empleados que, al adquirir nuevas habilidades, obtienen más oportunidades de crecimiento y desarrollo.

Para la empresa, las ventajas de desarrollar un plan de reskilling y upskilling también son múltiples: mayor compromiso y lealtad de los empleados al sentirse más valorados, mejora del employee engagement (evitando así la fuga del talento), reducción de costes en la formación a nuevas incorporaciones, desarrollo y retención del conocimiento, etc.

Para que este proceso sea efectivo recomiendo se realice un análisis de necesidades y determinar las brechas de los empleados y áreas de oportunidad. Además de implementar metodologías innovadoras que se adapten al estilo de vida de los empleados. La clave, es ponérselo fácil a una plantilla de más de 3 millones de teletrabajadores que necesita más que nunca, un equilibro entre vida personal y laboral.

Espero este escrito te sea de utilidad, comparte y síguenos para más consejos de carrera y negocio.

Leave A Comment

14 − doce =

Recent Posts